Juan Carlos Zevallos renunció al Ministerio de Salud

Mediante una publicación en Twitter el presidente de la República, Lenín Moreno confirmó la salida de Zevallos, «Hay quienes solo ven errores. Respeto esa opinión» sostuvo Moreno.

Zevallos renunció al Ministerio de Salud a poco menos de un mes de cumplir un año en sus funciones. Ingresó al Gobierno el 21 de marzo de 2020 para remplazar en el cargo a Catalina Andramuño.

«Yo prefiero recordar al ministro que aceptó la difícil tarea de conducir la salud del país en la peor crisis sanitaria que vive Ecuador y el mundo, y que con trabajo y sacrificio ayudó a salvar cientos de miles de vidas» agregó el presidente del Ecuador.

Horas antes, el Gobierno negó una supuesta lista de beneficiarios de las vacunas en contra del coronavirus que circula en redes sociales, la Secretaría de Comunicación de la Presidencia de la República sostuvo que el supuesto documento es falso.

El ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena, en su cuenta de Twitter sostuvo que «la bajeza no tiene límites» y adjuntó un tuit del periodista Miguel Rivadeneira, quien negó haber recibido la vacuna e indicó que se contagió de coronavirus y adjuntó una prueba de laboratorio. Aduciendo confidencialidad, el Gobierno no ha dado a conocer el listado de las personas que hasta el momento han sido inoculadas.

Desde enero pasado, en Ecuador se lleva adelante el plan de vacunación contra la COVID-19. De acuerdo con el Ministerio de Salud, la fase inicial incluye a personal sanitario que atiende la pandemia en los hospitales y a adultos mayores que viven en centros gerontológicos y quienes los cuidan.

La gestión de Zevallos había sido cuestionada desde diferentes sectores. En su contra se presentaron varias denuncias en la Fiscalía por la distribución de las vacunas y en la Asamblea se planteó juicios políticos.

Sobre El Detective

Ver También

Ecuador mantendrá cerrada la frontera con Perú

El Gobierno Nacional reiteró el martes 30 de noviembre, que mantendrá cerrada la frontera terrestre con Perú, como medida de prevención y control para evitar contagios con la nueva variante ómicron, que ya se ha hecho presente en varios países del mundo.