Torturaron y asesinaron al abuelo

Abuelito fue torturado, amarrado de pies y cuello, destrozado el rostro con ácido, asesinado y metido debajo de la cama de su propia casa en El Carmen.

Sufrió todo este suplicio sólo para robarle un cilindro de gas. Francisco Dionisio Barberán de 89 años y conocido cariñosamente como ‘Paquito’, fue encontrado atado de manos y cuello debajo de la cama y tapado con un colchón en su propia casa.

El horrendo suceso ocurrió este domingo, 28 de febrero, cerca de las 18h00 a la altura del kilómetro 38 de la vía Chone, en el barrio El Olimpo, de la excooperativa de vivienda Unión Popular. Se cree que al anciano lo mataron para robarle un cilindro de gas, ya que no se lo encontró en la casa, se informó.

Elena Barberán, hija del anciano, manifestó que su papá vivía solo y que esta tarde le fue a dejar un plato con comida y aunque lo llamó por varios minutos, no le contestó. La mujer y una sobrina se fueron por detrás de la casa y se percataron que la puerta había sido violentada, Elena llamó a su esposo para que entrara a la vivienda.

El hombre entró al cuarto de su suegro y vio que el anciano estaba debajo de la cama, y tapado con un colchón. Tenía las manos y cuello amarrados con una soga. Francisco habría sido torturado, se indicó.

Los familiares manifestaron además que la cara de ‘Paquito’ estaba destruida, y creen que le lanzaron algún líquido fuerte como gasolina, o aceite, dijeron. La Dinased levantó el cadáver y lo trasladaron al centro forense en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Los vecinos de Francisco manifestaron que el hombre era muy querido en el barrio, y que cuando era más joven hacía de guardia en el sitio. Como la familia de la víctima es de escasos recursos económicos el alcalde de El Carmen, Rodrigo Mena le donó el féretro. Los allegados de Francisco agradecen el gesto del alcalde. (I)

Sobre El Detective

Ver También

Ecuador mantendrá cerrada la frontera con Perú

El Gobierno Nacional reiteró el martes 30 de noviembre, que mantendrá cerrada la frontera terrestre con Perú, como medida de prevención y control para evitar contagios con la nueva variante ómicron, que ya se ha hecho presente en varios países del mundo.