Familia descuartizada y en estado de descomposición

Elementos de la Dinased El Guayas, llegaron hasta la cooperativa Proletarios sin Tierra, del Guasmo Sur en Guayaquil, para realizar el levantamiento de los cadáveres de una familia, quien presuntamente habría sido descuartizada en el interior de un domicilio.

En la vivienda encontraron los cinco cuerpos en descomposición, de los esposos Francisco Eduardo Ibáñez Caicedo (52) y Victoria del Rocío Alvarado Rodríguez (45), su hijo Eduardo, la pareja de él, Mireya Llerena Merino (27), y su pequeña hija, Isabela, de 2 años.

En una pared blanca que está en la casa contigua a la de la familia que fue asesinada estaba pintada la siguiente frase: “Edu sapo”. Tenía además dos emoticones de caras felices, una de ellas con dos estrellas en remplazo de los ojos. Aquello fue pintado con aerosol.

Con el diminutivo de Edu era conocido en el barrio uno de los fallecidos, el hijo de los esposos Ibáñez Alvarado. El joven, Eduardo Ibáñez Alvarado, de 23 años, se dedicaba a reparar celulares en el sector de la Bahía, según la denuncia presentada por la tía del occiso en la Fiscalía.

Las cinco víctimas fueron halladas sin vida por la Policía y un familiar, la tarde del sábado 13 de marzo.

La tía del occiso, en la denuncia, narró que al no poder contactarse con su hermano durante varios días acudió a la vivienda a buscarlos. Tocó por 20 minutos la puerta, pero nadie contestó. “Se me hacía raro ver por la hendija que una cortina se movía dentro de la casa”, relató. Al no tener noticias y al conocer por los vecinos que tampoco los habían visto desde hace varios días, acudió a la Policía para ingresar a la casa.

La hora estimada de la muerte de la familia, según un informe de la Dinased, fue a las 17:30 del lunes 8, apenas treinta minutos después de haber sido visto por el mecánico de Francisco Ibañez. La posible motivación del crimen, que maneja la Dinased, es “violencia criminal-delincuencia común”. No se dio mayores detalles. (I)

Sobre El Detective

Ver También

Exagentes de AMT sentenciados por delincuencia organizada

Dos exuniformados de la Agencia Metropolitana de Tránsito de Quito fueron sentenciados a cinco años de prisión por el delito de delincuencia organizada en la comercialización y adquisición de 21.000 pruebas de Covid-19.