Continúan arreglando relojes y hasta venden otros accesorios

Hace años atrás los podían encontrar en las afueras del mercado Guillermo Baquerizo Jiménez (ahora centro comercial), en la actualidad están con sus negocios en los bajos del antiguo hospital de IESS en la Avenida General Barona y 27 de Mayo, centro de Babahoyo.

Allí llega todos los días, Guillermo Poveda un padre de familia que al igual que sus demás compañeros arreglan y venden relojes, gafas, lentes, pilas y otros accesorios.

Algunos tienen 30 años dedicados a este negocio, otros menos años, pero esta actividad les ha permitido vivir y mantener a sus familias. Poveda explicó que en los meses de cuarentena por la pandemia del coronavirus, le tocó estar en casa y vivir con el apoyo de sus hijos. Los relojes tienen un precio que van desde los $ 5 dólares y las pilas desde los 2 dólares, dependiendo de las marcas.

Otra de las comerciantes es Patricia Villegas que lleva en este negocio alrededor de 30 años, desde que estaba al otro lado de la calle 27 de Mayo, a lado del antiguo hospital del IESS. Patricia realiza sellos automáticos, sellos de caucho, placas recordatorias y vende otros accesorios, actividad que le permite obtener ganancias económicas para su familia.

En los cuatro meses que no trabajó, por motivos de la cuarentena, nos dice que sus hijos la ayudaron en casa. Pero en junio del 2020 regresó a su trabajo, se colocó su mascarilla, gafas y alcohol y continuó con su labor, siempre teniendo presente que la pandemia aún no ha terminado y hay que seguir cuidándose para proteger a sus seres queridos y no llevar el virus a casa. (I)

Sobre El Detective

Ver También

Murió electrocutado en casa

El lamentable deceso de un hombre identificado como Víctor Salvatierra se registró en las calles Mejía y Cuarta Peatonal, en la ciudad de Babahoyo la tarde del 23 de junio. Sus familiares quedaron sorprendidos al llegar y hallarlo tirado en el piso, sin vida.