Vìctor Ramos: Los pesqueros no tenemos horarios para laborar

Víctor Ramos Mora es un pescador que tiene 54 años dedicado a esta labor, comenzó muy joven siguiendo la tradición que le dejó su padre. A sus 66 años continúa trabajando.

En los últimos 20 años ha estado laborando en la represa de la Ventura en el río San Pablo que conecta con un brazo de agua del proyecto Cedege en Babahoyo vía a Montalvo. Su principal dificultad es la falta de ayuda del Gobierno, no recibe bono ni ningún tipo de ayuda.

«Hago mi faena de pesca en este sector de la Ventura, donde hay bastante gente que necesita comer un pescado. Necesito que el Gobierno vea las necesidades que ocurren en este sector pesquero», expresa Ramos. También pide que las autoridades se preocupen de los pequeños comerciantes de la pesca.

Ramos es de Barreiro pero ahora vive en una pequeña casa, para cuidar las redes de pesca y sus herramientas de trabajo. Èl indicó que pertenece a la asociación artesanal Babahoyo, de la parroquia Barreiro. Asimismo recuerda que en el gobierno de Correa les dieron materiales de pesca que ayudaron en su economía, pero en otros mandatos no han recibido ayudas ni de créditos o bonos.

Toda su vida en la pesca no ha sido fácil, en comparación con otros años ahora está más difícil, se sufre más de lo habitual, se necesita más tiempo para limpiar el lugar donde se tiene que encerraran los peces y para ellos invierte más, refiere Ramos.

Hace varios años le robaron los materiales de trabajo y le tocó comenzar a reunir dinero para comprarlos otra vez, sin embargo su esfuerzo le ha permitido darles estudio a sus cuatro hijos, todos profesionales. Ramos recalca que necesitan ayuda del Gobierno, porque la pesca no es nada fácil y las ventas no siempre son buenas para recaudar dinero.

«Esta labor no tiene horarios, en ocasiones toca ir al agua a las 02:00 o 03:00 de la mañana a pescar», afirmó «en otros días a las 23:00 o 00:00 a la espera que los peces entren y encerrarlos», detalló Ramos. La pesca se realiza cuatro veces a la semana en invierno y verano, a excepción de febrero, marzo y abril cuando se inunda la zona y no se puede trabajar.

El sistema de pesca es con un paño y se encierra a los peces cuando la red cae al mismo tiempo. Ya encerrados se procede a capturarlos sin equipo de buceo «a puro pulmón». Los peces pueden vivir de tres a cuatro días encerrados, hasta que son capturados, y dependiendo de la etapa, viven más.

Venta de peces

Los pescados son llevados y vendidos en el mercado de mariscos de Babahoyo, también en otros mercados como Montalvo, Ricaurte, Ventanas, Quevedo y Milagro cuando capturan una mayor cantidad de pesces.

Ramos también sale por semanas a las calles a vender pescados en triciclo. Los precios de los pescados es de acuerdo al tamaño y la calidad del pez. Una gaveta de pescado, por ejemplo de bocachicos tiene un precio aproximado de $150, y una gaveta de dicas su precio es de $15 a $20 dólares. La sarta pequeña cuesta de $5 a $10 dólares. (I/F)

Sobre El Detective

Ver También

Más vías conectan la provincia de Los Ríos

Con la entrega de la carretera El Paraíso – Fruta de Pan, de 15.5 km de longitud, genera desarrollo en Los Ríos. Esta obra beneficia a más de 20 comunidades rurales pertenecientes a los cantones Quinsaloma y Quevedo.